El Mortirolo

jueves, 28 de junio de 2007

Tiempos revueltos

Por fin, que ya era hora, he terminado con los exámenes. Si hay suerte y termino aprobando los tres, pronto podré decir que soy periodista del todo. Los profesores podrán decir lo que quieran pero los lectores del blog seguro que os habéis percatado de las horas que he dedicado al estudio y las pocas que he destinado a la actualización del blog que, por cierto, ya cuenta con todo el archivo de antaño.

Estamos a nueve días del comienzo del Tour de Francia y, otro año más, la confusión vuelve a reinar en gran parte del pelotón internacional. Sólo los grupos deportivos franceses parecen ajenos a los continuos escándalos que salpican la actualidad de este deporte. Resumir de forma breve todo lo acontecido en los últimos días resulta tarea complicada. Por un lado, el Tour exige a todos aquellos que quieran participar en su prueba que firmen la última carta invención de la UCI. Por el momento, son precisamente los galos los que se han lanzado de modo decidido a rubricar su firma en este acuerdo. Manda narices que la UCI y el Tour sólo se pongan de acuerdo en apretar las tuercas aún más a un colectivo que ya no sabe ni a qué atenerse. Eso sí, estoy convencido de que Prudd´Homme cumple su palabra y aquel que no firme no partirá el próximo sábado de Londres.

Pero no acaba aquí la cosa. El escándalo de los "Men in Black" ha sido la comidilla durante la última semana. La noticia, como tantas veces ha ocurrido en materia de dopaje, no ha transcendido en la prensa nacional, que prefiere centrarse en el insulso Campeonato de España del próximo domingo en Cuenca. Sólo Meta2Mil ha informado cumplidamente de este asunto. ¿Quiénes son los "Men in Black"? Todos los que seguimos el ciclismo más allá de Tour y Vuelta lo sabemos. La propia jefa de prensa del equipo en cuestión se descubrió a sí misma cuando redactó un comunicado en el que trataba de exculpar a sus corredores. No hace falta que nombre el equipo, ¿verdad? Además, ya han cazado al primero.
Para todos aquellos que siguen poniendo el dedo acusador en Alejandro Valverde y que buscan su descrédito, sólo decir que el murciano entrena siempre con el maillot de su equipo. Bien sea Kelme, Comunitat Valenciana, Illes Balears o Caisse D´Epárgne. El que quiera comprobarlo sólo tiene que acercarse al Jardín de Floridablanca en Murcia y comprobar que el de Las Lumbreras no viste otra ropa que la del equipo que le paga. A él le da igual que le reconozcan por las carreteras murcianas.

Claro, que cada vez que se acerca una gran carrera, y el Tour es la más grande, se acumulan los presuntos casos de dopaje. En Italia parece que la avalancha no cesa. Primero fueron las sospechas sobre Gilberto Simoni y Riccardo Ricco, quienes ya parecen exculpados toda vez que hasta han firmado la carta de la UCI. Después tocó el turno a Danilo Di Luca, Eddy Mazzoleni y Alessandro Spezialetti, que aún continúan siendo investigados y ahora el dedo inquisidor ha caído sobre Alessandro Petacchi, envuelto en la sospecha por el consumo de Salbutamol, una sustancia autorizada para los asmáticos. Si el speziano demuestra de aquí al próximo lunes su inocencia, partirá en el Tour de Francia. Si por el contrario no puede aportar los documentos necesarios tendrá que verlo desde casa. Por ahora ya ha sido apartado por su equipo que, en un año, ha visto como el escándalo recaía sobre Erik Zabel y Alessandro Petacchi, sus dos corredores más ilustres.

lunes, 25 de junio de 2007

Ni él se lo creía

De hazaña debería definirse lo conseguido por Rigoberto Urán en la meta de la octava etapa de la Vuelta a Suiza. El joven colombiano, sólo veinte años, generación del 87, sorprendió a todos los favoritos en el repecho final de Schwarszsee. Urán saltó dentro del último kilómetro dejando atrás a consumados uphill climbers como Damiano Cunego o el alemán Stefan Schumacher. Nadie pudo seguir su rueda y una vez que el éxito estaba en el bolsillo ni el protagonista se creía lo que había conseguido. De una tacada, Rigoberto estrenaba su palmarés profesional y otorgaba a su equipo, Unibet.com, su primera victoria dentro del calendario Pro Tour.

Por supuesto, todo fueron alegrías en el seno del conjunto sueco, una formación maltratada injustamente desde su inclusión en el UCI Pro Tour. Los organizadores han hecho pagar a los verdiblancos la lucha que los primeros mantienen con el máximo organismo ciclista. Unibet.com, a pesar de haber pagado su licencia Pro Tour, no participó en el Giro, no lo hará en el Tour y esta misma semana se conocía que tampoco en la Vuelta. Un duro golpe en la línea de flotación de un patrocinador que había invertido mucho dinero en fortalecer su conjunto con una fórmula que combina corredores veteranos - Hunt, Cooke- con multitud de jóvenes venidos desde diversos puntos del planeta - Ten Dam, Criel, Vinthers, Khatuntsev o el propio Urán-. Manuel De Smet, jefe de prensa de los suecos, enviaba ayer tarde un email congratulándose por la victoria del ciclista colombiano. El primer email con buenas noticias después de meses en los que sólo arrivaban al buzón mensajes en los que Unibet.com solicitaba el cumplimiento de sus derechos.

A pesar de lo sorpredente de la victoria de Urán, no es menos cierto que el colombiano llevaba avisando de su calidad a lo largo del último mes. Ya en la Euskal Bizikleta comenzó a sonar su nombre en la crono suspendida a consecuencia de la intensa lluvia cuando tomaban la salida los mejores clasificados. Aquel día, Urán marcaba el mejor tiempo en meta y de no haber sido suspendida la etapa, el colombiano habría conseguido a buen seguro su primera victoria, ya que la lluvía habría impedido al resto de corredores mejorar el tiempo del ciclista de Unibet.com. Urán se llevó el premio en metálico para casa pero esa victoria dejaba sabor agridulce, ya que no servía para estrenar el palmarés del de Urrao. Sin embargo, en Suiza, Rigoberto se ha sacado la espina y de qué manera. Previamente a su victoria, el colombiano ya estaba demostrando su valía con una buena actuación en la general - actualemente es úndecimo- un resultado más que positivo en una prueba de la dureza y la participación de la ronda suiza. Además, Urán podría mejorar hoy su puesto con la crono final de Berna, ya que el colombiano se defiende a la perfección en la especialidad individual, siguiendo los pasos de sus compatriotas Santiago Botero y Víctor Hugo Peña, compañero y guía de Urán en Unibet.com. Habrá que estar a atentos a la progresión de este ciclista que, con sólo 20 años y en su segunda temporada como pro - pasó a Tenax el año pasado- ya ha enseñado lo que puede lograr.

viernes, 22 de junio de 2007

Con la muerte en los talones


La cara con la que se han debido de quedar todos en el equipo Relax es, a buen seguro, digna de los más insignes filmes de Hitchcock. Dudo que el cineasta inglés hubiera ingeniado tan macabra historia, aún cuando el guión de "Con la muerte en los talones" podría asemejarse a la actual persecución que sufre el colectivo ciclista. Cary Grant todavía contaba con unos pocos apoyos para demostrar su inocencia. Los ciclistas ni eso.

Las reacciones desde el conjunto madrileño, después de que Unipublic anunciara que no cuenta con ellos para la Vuelta a España, han sido espontáneas. Está claro que hasta el día de ayer los máximos responsables del equipo no se habían reunido para elaborar una estrategia común. No dudo que Castañeda y Suárez Cueva hayan tanteado ya a Cordero rogándole una oportunidad y poniendo en la puerta de salida las cabezas que han originado este desaguisado. Sin embargo, esa no es la solución. Ahora es el momento de hacerse fuertes y de defender un discurso que han mostrado a todo el pelotón desde el mes de enero.

Es muy fácil decir que Relax pescó a los Puerto - Sevilla, Mancebo, Hruska, Vicioso y Santi Pérez- riéndose del resto de equipos, obviando que eran corredores manchados. Eso es lo fácil. Lo difícil es conocer la verdad y asumirla. Ésta nos dice que tanto Suárez Cueva como Castañeda, consultaron a la Federación Española de Ciclismo sobre la idoneidad o no de firmar a estos corredores y el real organismo contestó de modo positivo asegurando que no recaía ningún yugo sobre esos corredores. Incluso Unipublic pareció no poner demasiadas pegas. Así las cosas parecía una buena oportunidad para Relax. Era la gran ocasión para dar el salto de calidad buscado años atrás con la fusión con Bodysol y que por diversas circunstancias no fructificó del modo en que se esperaba. Relax conseguía con estos fichajes la mejor plantilla de sus historia, presentando un bloque capaz de tutear a los grandes en la Vuelta a España.

Pero claro, las tornas han virado desde que se produjeron estos fichajes. La Asociación de Equipos, con Lefevére el hipócrita a la cabeza, ha aconsejado a Cordero no contar con Relax. ASO, los amos dueños de este deporte, también se han alineado en contra de la presencia de los rojos en la Vuelta a España. Lo triste es que Unipublic ha cedido a las presiones y ha hecho suyo un discurso que hasta hace bien poco no compartían o con el que sólo se identificaban de un modo ambiguo.

Lo peor es que, aún sin contar con los cinco Puerto de su plantilla, Relax cuenta con un equipo bastante mejor que otro de los conjuntos invitados a la Vuelta a España, los gallegos de Karpin - Galicia. Un equipo que no ha estrenado su casillero de victorias hasta el momento y que, además, también cuenta con tres corredores implicados en el Caso Puerto: Isidro Nozal, Marcos Serrano y Eladio Jiménez. Sin duda, tres de sus mejores corredores. Los David Herrero, Carlos Castaño y demás continúan desaparecidos seis meses después del arranque de campaña. Es muy triste para este deporte que los máximos responsables usen un discurso u otro dependiendo de a quien se refieren. Karpin correrá la Vuelta porque el gobierno gallego compró la plaza meses atrás, algo de lo que no deberían sentirse muy orgullosos todos los seguidores del conjunto. Veremos si el desenlace de "Con la muerte en los talones" es el mismo que el del culebrón ciclista comenzado hace ya más de un año.

martes, 12 de junio de 2007

El nuevo nombre del ciclismo sudafricano

Robert Hunter, David George, Ryan Cox o Tiaan Kannemeyer son los corredores más conocidos del todavía adolescente pelotón sudafricano. La irrupción de John Lee-Augustyn podría significar la llegada del primer fuera de serie de esta ex colonia británica.

La historia de este joven de veinte años, cumplirá veintiuno el próximo diez de agosto, está llena de empeño, lucha y amor al deporte, sobre todo al ciclismo. John nació en Kimberly, ciudad minera del interior de Sudáfrica. Sin embargo, el ciclista de Barloworld reside en Port Elizabeth desde niño, donde puede disfrutar de varias de sus grandes pasiones: el submarinismo y la playa. Augustyn comenzó interesarse por el ciclismo con sólo diez años, cuando leyendo en libros y revistas especializadas conoció a Eddy Merckx, Bernard Hinault y, sobre todo, Miguel Induráin. Además, desde niño contó con el apoyo de sus padres que siempre le inculcaron los valores positivos del deporte. Tal y como reconoce el propio corredor, sus progenitores fueron su mayor inspiración desde joven para dedicarse al mundo de la bicicleta.

Las primeras carreras del sudafricano fueron sobre la montura de una mountain bike. John disfrutaba con aquellos primeros escarceos con el ciclismo pero él quería más y, por eso, decidió dar el salto a la carretera disputando los nacionales en su primer año como júnior. Aquella temporada los campeonatos se celebraron en Port Elizabeth, por lo que Augustyn se sintió respaldado por el calor de los suyos, más aún tras lograr la medalla de plata en la prueba contra el crono. Este resultado, según sus propias palabras, le sirvió para cargarse de moral y conseguir la motivación necesaria para seguir dando pedales. Por aquel entonces, no resultaba sencillo para John desplazarse hasta las carreras, ya que no contaba con ningún patrocinador para sufragar gastos. Sus padres volvieron a ser decisivos para que el hoy profesional pudiera formarse en sus primeros años como ciclista.


En su segunda campaña como júnior, John Lee-Augustyn disputó sus primeras carreras en suelo europeo, consiguiendo resultados más que positivos como el tercer puesto en Lieja. Durante este periodo de tiempo, el sudafricano vivía en casa de unos amigos. A final de temporada debutó en un Campeonato del Mundo, finalizando en trigésimo séptimo lugar en la prueba en ruta para júnior en Verona.

2005 significó el salto al campo profesional para Augustyn. Lo hizo en el pequeño Konica – Minolta, un conjunto sudafricano de categoría continental en el que el joven de sólo dieciocho años no notaría excesivamente el salto tan brusco de categoría, ya que el calendario de esta formación incluía muchas carreras en las que competían frente a corredores de categoría élite. John asegura que ese año cometió muchos errores pero al mismo tiempo reconoce que aquello le sirvió para aprender. Esa temporada pasó seis largos meses en Europa, lejos de su Sudáfrica natal.

Sin embargo, fue en 2006 cuando este ciclista comenzó a forjarse un nombre en el panorama internacional. Su mejor carrera fue en el lejano oriente, donde el sudafricano logró el segundo puesto de la general del Tour de Japón, por detrás del veterano Vladimir Douma. Además, consiguió el triunfo en la cronoescalada al Monte Fuji, donde Augustyn dio muestras de la calidad que atesora como escalador. En solo once kilómetros de ascensión, el corredor del Konica – Minolta aventajó en más de un minuto a Douma, segundo aquel día. Los hermanos Velits, que este año compiten en el Wiesenhof alemán, fueron su principal apoyo en esa prueba. Posteriormente, Augustyn consiguió el título nacional en categoría sub.23, suficiente para firmar con Barloworld de cara a este 2007

Su estancia en la formación dirigida por Claudio Corti no ha podido comenzar de mejor manera. Su primer pico de forma ha llegado esta primavera. Augustyn consiguió el undécimo puesto en la general del Giro del Trentino, tradicional banco de pruebas para aquellos que quieren brillar en el Giro de Italia. Los directores del conjunto británico se mostraban más que satisfechos por el rendimiento de su pupilo. Sin embargo, no esperaban que un par de semanas después fuera capaz de conseguir todo un podio en una prueba de la dureza de Asturias. Augustyn ha sido capaz de desbancar del podio a corredores como Sevilla o Mancebo que tenían en este cita uno de sus principales objetivos del año. El siguiente objetivo de este escalador será conseguir un lugar en el equipo del Tour de Francia.

Perdón, por el escaso ritmo de creación pero estoy bastante liado con los exámenes finales.

miércoles, 6 de junio de 2007

Acoso y derribo

Jesús Manzano vuelve a ser noticia. Marca y AS se han hecho eco de unas declaraciones de este personaje al diario L´Equipe. El madrileño regresa a la corte mediática poco antes de que dé comienzo el Tour de Francia. Pocos piensan a estas alturas que la reaparición de Manzano obedece a las leyes de la casualidad. Ya lo he repetido en diferentes posts. En esto de la Operación Puerto nada es casual. Es más, todos los movimientos de ajedrez son estudiados al detalle. El problema es que en esta partida hay más de dos bandos. No sólo hay piezas blancas o negras. Hay amarillas, rojas, azules, verdes, naranjas y hasta amarillas. Cada uno tira para su lado, tensando la cuerda aún más, lo que terminará ocasionando que tarde o temprano se vuelva a romper.

Lo peor es que esto es lo que buscan muchos. Volver a romper la cuerda. Desde Francia el aparato mediático está empeñado en impedir la presencia de Valverde en su Tour de Francia. La ofensiva lanzada hace dos semanas, en la que pedían un movimiento al murciano, parece que no tuvo todo el éxito esperado, así que ahora recurren al segundo plan. Para ello nada mejor que abrir las cloacas y vertir sobre el ya denostado ciclismo las agrias palabras del despechado Jesús Manzano, aquel corredor despedido de Kelme por sus alardes de grandeza en un hotel madrileño. Es cierto, Manzano fue un títere en manos de Eufemiano. A saber qué le dieron en aquella etapa del Tour en que casi la palma. Sin embargo, desde su expulsión de Kelme todos sus movimientos han obedecido a las leyes de la venganza, que él mismo estableció desde el mismo momento en que los euros frescos comenzaron a sonar a su puerta.

Jesús Manzano es un ejemplo de los males del ciclismo. Es un ciclista manejado desde todos lados. Primero desde su equipo, después por la prensa, que ha visto en él un filón a la hora de vender periódicos. AS no pierde una. Hoy vuelven a subir el link de "cómo se dopa un ciclista". Sin embargo, cabría destacar que la credibilidad de este personajes está por los suelos. Manzano no es precisamente ejemplo para nadie y quien sabe de ciclismo sabe a qué me refiero. Las declaraciones de este hombre están llenas de lagunas. Primero inculpa a unos, despues a otros, después a todo el mundo... eso no es serio. Si de verdad quería tirar de la manta lo debería haber hecho desde el principio. Sin embargo, en sus constantes apariciones no hace más que engordar su propia bola de nieve. Manzano no goza precisamente de mucha credibilidad, el problema es que la prensa en España no ha encontrado otro que esté dispuesto a rajar. Dario Gadeo, un tío con cabeza, abrió la boca pero vió el panorama y nunca más se supo de él. Su declaración hubiera tenido mucho más peso que la de Manzano pero, de momento, lo único que tenemos en España es a Manzano escupiendo fuego.

En Alemania, Dinamarca o Suiza han sido corredores respetados en el pelotón los que han reconocido su implicación en casos de dopaje. Rolf Aldag, Jesper Skibby o Rolf Jaermann son corredores con gran peso en sus respectivos países. Sin embargo, Jesús Manzano no es la mejor fuente para haber destapado toda esta trama. Con él comenzó la chapuza de la Operación Puerto y ahora en vez de intentar arreglarlo siguen removiendo la trama con la única prueba real. De aqúi a julio seguro que desde Francia continúan los intentos de derribo hacia Valverde. Mucho tendrá que trabajar toda la maquinaria del murciano para que finalmente pueda partir de Londres.

lunes, 4 de junio de 2007

El Giro de Di Luca


Pocos hubieran apostado hace sólo dos campañas por el triunfo de Di Luca en una grande. El ciclista italiano pasó a profesionales con la vitola de fuori classe, un rango que del que hizo honor en sus primeras temporadas entre los profesionales pero que se le atragantó en su época de Saeco. El Killer de Spoltore consiguió 15 victorias en sus tres temporadas con el equipo de Claudio Corti y Bruno Vicino pero, aún así, la progresión de Di Luca se estancó durante ese tiempo. Durante esos tres años, el italiano no logró el triunfo en ninguna Gran Clásica y su mejor victoria fue en la segunda etapa de la Vuelta de 2002. Insuficiente para un ciclista que venía de ganar un par de etapas del Giro y el Giro de Lombardía en sus primeros años en las filas del modesto Cantina Tollo.

Ya en los años de Saeco parecía que el futuro y el presente de Di Luca estaba centrado en las Clásicas. No se veían trazas de escalador en un corredor que con 28 años era incapaz de luchar por los primeros puestos de la general en una GT. Quizá ahora, y con el prisma del tiempo, veamos que la realidad fuera otra y que Danilo se viera ofuscado por los dos grandes soles de Saeco en aquellas temporadas en pruebas por etapas. Me refiero a Damiano Cunego y Gilberto Simoni, compañeros del de Spoltore en la squadra rossa. Con dos de los mejores vueltómanos del país transalpino, los rectores de Saeco preferían centrar a Di Luca en las pruebas de un día, una apuesta que parecía lógica pero que no terminaba de dar los resultados esperados.

Todo cambió para Di Luca en 2005, año en que fichó por el conjunto Liquigas. El cambio de equipo supuso una transformación en un corredor que realizó la primavera, casi, perfecta. Di Luca venció en una etapa y la general de País Vasco, Amstel Gold Race y Flecha Valona. Suficiente para justificar una temporada. La moral del ciclista se disparó y en la salida del Giro Di Luca no se ponía límites. En la primera semana consiguió dos triunfos de etapa pero se esperaba del bajón de Di Luca, más después de su cargada primavera. Sin embargo, el de Spoltore aguantó en los primeros puestos de la general durante toda la prueba y en la última jornada de montaña, en el durísimo Finestre, Danilo asaltó el podio de la corsa rosa con uno de los ataques más valientes de aquella edición. Finalmente no pudo ser y el de Liquigas tuvo que conformarse con un meritorio cuarto lugar.

La temporada pasada el rubio cambió su calendario y decidió centrarse por primera vez en la general de una grande. Sacrificó la primavera y se presentó en el Giro con la intención de luchar por la general. La jugada no salió nada bien al ciclista, que perdió toda la temporada de Clásicas y no completó un buen Giro. Su mejor victoria llegó en la Vuelta a España, en la cima de La Covatilla. Así las cosas, Danilo ha repetido en esta campaña el calendario de 2005 y los resultados no han podido ser mejores. Triunfo en Lieja, completando el tríptico de las Árdenas y primer puesto en el Giro, después de una carrera en la que ha mostrado durante 20 días ser el más regular y el más inteligente de la prueba. Di Luca ha sabido controlar los ataques de sus rivales, sobre todo de Simoni y Mazzoleni y no se ha puesto nervioso en ningún momento. La sabiduría en carrera ha sido el mejor aliado de un corredor que se apunta su primera grande con 31 años. Simoni, Savoldelli, Cunego... y ahora Di Luca.


Foto Gazzetta.

viernes, 1 de junio de 2007

El ciclismo por Armin Meier

El mundo del ciclismo continúa de capa caída. La mayoría de los diarios nacionales comienzan a jugar con el titular que vende, y ése no es otro que el de Valverde. Los índices de ASO continúan apuntando hacia todos los Puerto pero a la prensa internacional les merece más atención el nombre de Valverde, a pesar de que en la misma situación del murciano se encuentran otros corredores que, sin ser implicados de forma directa, sí que han sido mencionados en diversos momentos. Sólo hace falta echar un vistazo a Astaná para comprobar qué equipos disfrutan de inmunidad y que otros continúan enzarzados en esta lucha.

Lo único cierto es que falta sólo un mes para el comienzo del Tour y estamos en las mismas de la temporada pasada. Algunos amenazan con la reapertura del caso Puerto, otros apuestan por que el asunto caiga en el olvido... lo único cierto es que Prudd´Homme puede dejar a Valverde mirando la Torre de Londres y sin tomar la salida en la Grande Bouclé.

Pero la paranoia hipócrita parece que no tiene fronteras. Ahora le toca el turno a los responsables de la Vuelta a Suiza. El director de esta prueba Pro Tour ha avisado que no permitirá que ningún Puerto tome la salida en su carrera. Hasta ahí podríamos decir que se trata de un comunicado más, como lo fue el de los rectores de la Vuelta a Alemania. Sin embargo, sorprende que quien diga esas palabras sea Armin Meier, quien fuera ciclista profesional en la década de los noventa.

Este suizo formó parte del mítico Festina, aquel de Willy Voet. Tras el caso Festina de 1998, Meier reconoció el uso de EPO, por lo que la Federación Suiza le sancionó con dos años, lo que significó su desaparición del ciclismo profesional. Ahora, Meier dirige una de las pruebas más importantes de su país - la que más junto a Romandía- y se cree con poder moral suficiente como para prohibir correr a aquellos que no han sido culpados. No como él, que admitió el uso de dóping de modo sistemático desde su llegada a Festina. Así está el ciclismo.

---------------------

En el Giro victoria al sprint de Petacchi, quien no encontró rival en una volatta marcada por una caída de Lloyd Mondory. Hoy se disputa la última etapa de media montaña, con el Pian della Fugazze, un puerto duro situado a demasiado de meta pero que puede hacer daño a alguno de los favoritos, sobre todo si se queda solo.