El Mortirolo

domingo, 14 de enero de 2007

El hundimiento

Con la temporada sin comenzar, los jefazos de ASO han lanzado el primer órdago a la UCI. Hasta ahora tan sólo habían sido amenazas todo lo proferido desde las Sociedades de las Grandes Vueltas hacia el primer órgano ciclista mundial. Sin embargo, ayer llegó el momento de los hechos y ASO, lejos de rajarse, se mantuvo firme en sus ídeas.

París Niza es la carrera que abre - más bien que abría- el calendario Pro Tour. La prueba gala pasó por una grave crisis económica hace tan sólo unos años pero desde que ASO tomó las riendas de la carrera todo ha vuelto a ser vino y rosas. La inclusión de París Niza en el paquete de pruebas de la Societé Tour de France, hizo que muchos equipos se interesaran en disputarla, ya que era una buena ocasión de agradar a los jefazos del Tour de Francia y comenzar a ganarse una invitación a la Grande Bouclé. Y por qué no decirlo, la inclusión de la carrera en el Pro Tour también favoreció a la prueba.

Sin embargo, desde que las GT han declarado la guerra a los mandamases de Aigle poco importa que el Pro Tour pueda reportar algo - aunque sea poco- positivo. El sello del Tour de Francia es suficiente para conseguir que el nivel de la carrera no se resienta. Pues bien, por todos estos motivos ASO ha cumplido su amenaza y ha admitido en carrera a los 18 equipos que ya se anunciaron hace cosa de un mes - los que serán invitados a todas las carreras Pro Tour- y además, ha otorgado dos wild card. Una a Astaná - equipo Pro Tour- y la otra a Agritubel. El resultado es que Unibet.com - equipo Pro Tour- queda fuera de una carrera que la UCI promete dentro de las bondades de pertenecer a la élite de los de Aigle.

La exclusión de los belgas es algo que se veía venir, ya que es más que probable que ellos sirvan como chivo expiatorio en la guerra abierta que existe entre UCI y GT. Los dos equipos de categoría Pro Tour que no cuentan con plaza segura en las GT son Astaná y Unibet.com pero el potencial de los kazajos hace que todas las carreras quieran contar con ellos, por lo que la única manera de las GT de demostrar su disconformidad con el Pro Tour es dejar fuera de sus carreras una y otra vez a Unibet.
Los belgas correrán alguna prueba Pro Tour - cosa que ya hacían- pero lo más probable es que queden fuera de un gran número de carreras que se supone tenían aseguradas tras pagar lo estipulado por la UCI para ser Pro Tour. Esto no hace más que demostrar que ahora mismo el Pro Tour es un sin sentido que deja tener una base lógica. Si presencia asegurada en las mejores carreras nadie quiere ser Pro Tour.