El Mortirolo

lunes, 9 de abril de 2007

Alessandro I de Flandes

Flandes tiene nuevo rey. Es italiano y responde al nombre de Alessandro Ballan. El corredor del equipo Lampre se ha confirmado como el mejor flandrien de este 2007, toda vez que se ha coronado como triunfador en la meta de Meerbeke en esta edición del Tour de Flandes, título que se complementa con la general de los 3 Días de la Panne, la vuelta por etapas más importante que se celebra por las tierras del oeste de Bélgica.

Aún sin ser la edición más espectacular de De Ronde, la carrera ha deparado emoción desde que se ha afrontado el primero de los muros de los que se compone la prueba. Quick Step y T - Mobile se han empeñado en marcar el ritmo al frente del pelotón, intentando demostrar que eran los dos equipos más fuertes. Puro espejismo oiga. Ni belgas ni alemanes tendrían hoy su mejor día. Los corredores de Lefévere han comenzado a mostrar debilidad en cuanto han aparecido las zonas nobles del recorrido. Primero De Jongh, después Steegmans y por último Van Petegem, han cedido en distintos muros, mostrando que estaban por debajo de lo esperado.

Sin embargo, el ritmo de carrera no era duro y en las conexiones entre tramo y tramo, muchos de estos corredores han conseguido empalmar con el grupo de los favoritos. Bettini estaba dispuesto a sacrificarse por su líder, Tom Boonen, pero el fallo inesperado de Steegmans y PVP ha obligado al cambio de estrategia: mandar a Hulsmans por delante y esperar a que los descolgados se reintegraran. Esto ralentizó mucho la prueba, ya que ningún equipo parecía dispuesto a torturar al resto y a romper desde lejos, tal y como había hecho Quick Step en años precedentes.

Además,ha sido una edición marcada por las caídas: Boonen, Zabel, Paolini, Quinziato o Bernucci, entre otros, daban con sus huesos contra el suelo. Paolini no llegó realmente a caer pero su avería, provocada por un conato de caída, provocó que perdiera mucho tiempo respecto a los favoritos, lo suficiente para haber dicho adiós a la prueba... de no ser por que esta edición se estaba caracterizando por su ritmo cansino en cabeza y por la indecisión generalizada. A Paolini le permitieron volver y al final fue capaz de lograr el tercer puesto en el cajón, justo por detrás de los dos más fuertes en el Muur.

Incido en que los dos primeros fueron los más fuertes en el Muur, ya que, a mi juicio, Fabian Cancellara ha demostrado que no le va a la zaga en fuerza a nadie. El suizo ha estado valiente, lo ha intentado rompiendo el grupo en un tramo adoquinado en el que sólo le han podido seguir su compañero O´Grady, Boonen y Van Petegem, que a pesar de no estar a tope sigue siendo un fuera de serie en este tipo de pruebas. Cancellara lo volvió a probar con un grupo en el que destacaba Gert Steegmans, otro de los que cogió aire tras visitar la parte trasera, pero el CSC no encontró la colaboración necesaria en sus compañeros y tuvo que rendirse poco antes del Kappelmuur. Sin éxito en Flandes, Cancellara se postula como el candidato más serio al triunfo el próximo domingo en el Velódromo de Roubaix.

Justamente cuando era cazado Canci, en el Muro de Grammont, el más mítico de esta edición junto al Bosberg, Alessandro Ballan soltaba su ataque. Un hachazo furibundo al que sólo pudo responder Leif Hoste. La imagen de Boonen abriéndose y renunciando a seguir la rueda de sus antecesores habla a las claras de la fuerza con la que ha saltado el de Lampre. Por detrás, la gasolina ya iba justa y, aunque Vaitkus y Paolini lo han intentado, nadie ha podido dar caza al dúo formado por Ballan y Hoste.

En el sprint final, Ballan tenía todas la de ganar pero el belga sorprendió con un ataque desde lejos. Parecía que Hoste podría conseguir el triunfo después de dos segundos puestos en De Ronde pero en un último arreón, pagando un error en el desarrollo, Ballan superaba a su rival y lograba su mejor victoria desde que dio el salto a profesionales. Una victoria que él y su equipo soñaban desde hace tiempo.

Los españoles no han aparecido, tal y como se podría esperar, pero la evolución de nuestro ciclismo en Flandes continúa siendo un hecho. El madrileño de Saunier Jesús del Nero, ha logrado un úndecimo puesto, que mejora el duodécimo de pasadas ediciones de Flecha. Para otro año queda entrar en el top ten.