El Mortirolo

sábado, 5 de mayo de 2007

¡Fumi crack!

Llevaba tiempo queriendo hacer esta entrada pero no encontraba el momento apropiado para hacerlo. A Fumiyuki Beppu le conocí en la Vuelta a Murcia del año pasado. Yo tenía que entrevistar a ciclistas extranjeros para la página web de la carrera y no se me ocurrió nada más que entrevistar al único japonés de la prueba que, si mis datos no fallaban, se convertía además en el primer nipón en tomar parte en la ronda murciana. La conversación fue antes del comienzo de la segunda etapa. Fumi era el centro de atención de gran parte de los niños que se acercaron aquella mañana a la salida de Alcantarilla. Les sorprendía ver a un japonés al lado de la pléyade de occidentales que copan el ciclismo profesional.

La entrevista con Beppu fue muy agradable. El corredor asiático respondió a todas mis preguntas con una amplia sonrisa y en un inglés más que correcto. Beppu domina el idioma de Shakespeare así como el francés. No en vano, su formación como ciclista fue en el país vecino, donde compitió durante cuatro temporadas. En sus dos últimos años como amateur, Fumi formó parte del VC La Pomme, equipo en el que logró importantes victorias como una etapa en el Giro del Valle Aosta o la general del Tour de L´Isard en Francia. Además, en 2003 fue Campeón nipón Sub 23 y Campeón Asiático Sub 23. Sus resultados le valieron el salto en 2005 a Discovery Channel. El conjunto norteamericano buscaba un corredor nipón para incrementar su publicidad en el país asiático. Fumi comenzó en esto del ciclismo gracias a sus hermanos mayores - Takumi también es profesional-. Actualmente se ha convertido en el mayor referente de este deporte en su país.

En la entrevista de Alcantarilla, Beppu habló sobre el ciclismo japonés. De sus antecesores Yoshiyuki Abe o Hidenori Nodera - que aún compiten en el Skil - Shimano- o de sus compañeros de generación Takeshi Miyazawa o Shinichi Fukushima. Todos forman la breve historia del ciclismo nipón que, actualmente, continúa dando sus primeros pasos en categoría profesional. Beppu declaraba sentirse atraído por las Clásicas y por las fugas. Su terreno es el llano y su sueño brillar en las grandes citas de un día. Esta temporada ha comenzado a hacer realidad su sueño. En Discovery Channel le seleccionaron para tomar parte de la París - Roubaix, donde el japonés logró terminar la prueba.

Ayer, en la tercera etapa del Tour de Romandía, Beppu formó parte de la fuga del día, junto a Marco Pinotti y Matteo Bono. El japonés se define como un corredor rápido en grupos pequeños pero ayer había un rival de los que conviene no tener cerca cuando te juegas un triunfo. Matteo Bono batió a Beppu en los metros finales, sumando así su segunda victoria del año tras la lograda en Tirreno. Vaya dos triunfos para un corredor que comenzó el año como semidesconocido. En Lampre son especialistas en descubrir jóvenes valores cada año y esta temporada parece el turno de Bono y de Morris Possoni. En cuanto a Beppu sólo queda esperar que más pronto que antes llegue su primera victoria. Es posible que en septiembre podamos difrutar de él en la Vuelta a España. ¡Fumi Crack!