El Mortirolo

lunes, 23 de abril de 2007

Los españoles vuelven a Flandes

Cuando tan sólo faltan dos días para que dé comienzo De Ronde, podemos decir que estamos ante una de las ediciones de la prueba flamenca que más interés ha despertado en España. El hecho de que varios corredores de nuestro país acudan a Brujas con intenciones de llegar más allá del segundo avituallamiento, es algo relativamente moderno. El Tour de Flandes es, sin ningún lugar a duda, la prueba que por historia peor se ha dado a los ciclistas españoles. Sólo un dato sirve para ilustrar esta sentencia tan tajante: ni uno solo de los nuestros ha sido capaz de clasificarse entre los diez primeros en alguna de sus ediciones. En los dos últimos años, Juan Antonio Flecha ha conseguido ser decimosegundo, lo que le ha valido el sobrenombre del "Flandrien español".

Sin embargo, esta temporada, aún sin contar con uno de los grandes favoritos para la victoria final, los aficionados españoles podemos presumir de contar con varios corredores dispuestos a dar la cara y a luchar por conseguir de una vez por todas, una clasificación entre los diez primeros de esta carrera. La representación española estará encabezada por Juan Antonio Flecha, al catalán le corresponde tal honor por sus, ya mencionadas, actuaciones en esta carrera. Pero, precisamente en estas dos últimas ediciones, Juan Antonio ha demostrado que es un corredor al que le van mucho mejor otras pruebas como Gante - Wevelgem o Paris - Roubaix, en donde ya ha conseguidos sendos podios. A su lado, estará Óscar Freire Gómez, que afronta De Ronde con máximas aspiraciones. Ya saben, carácter de ganador: yo si voy, lo hago para ganar, sino me quedo en casa. Lo que pase después es otra historia pero el cántabro llega a Brujas en uno de sus momentos más dulces desde que es corredor profesional y decir eso de alguien que ha ganado tres mundiales y dos San Remos, son palabras mayores. Está claro que Flandes no es su prueba predilecta, ni por condiciones ni por la experiencia acumulada en los muros, pero insisto en que estamos ante uno de los mayores fenómenos en la historia del ciclismo español y no conviene apostar en su contra, pues ya ha demostrado que su grandeza reside en haber conseguido muchas de sus victorias cuando no era el gran favorito.

La tercera baza para los españoles es la de Fran Ventoso. Otro cántabro que llega tierras flamencas dispuesto a dar un puñetazo sobre la mesa. No será tan vigilado como Flecha o Freire pero, tal y como ha demostrado las últimas semanas, no se encuentra muy por debajo de la pareja de Rabobank. Sus tres victorias en Castilla y León, donde además logró buenas clasificaciones en montaña y en la crono, le convierten en uno de los tapados de De Ronde. ¿Opciones? Ni ídea. Es difícil juzgar a un corredor que no ha participado en ninguna de las pruebas previas a la gran ronda flamenca y que, además, levanta dudas acerca de si podrá resistir los 259 kilómetros de carrera con los mejores. Sin embargo, eso es lo que Fran y Matxín han tratado de mejorar esta temporada; el fondo. ¿Por qué no podemos estar ante un auténtico flandrien? El domingo la carretera le pondrá en su sitio y ojalá éste sea delante.

Otra pareja, en este caso de Caisse D´Epárgne, completa la lista de destacados en Flandes. Los dos jóvenes, los dos formados bajo el regazo de Manolo Sáiz, los dos murcianos. Luis León Sánchez y José Joaquín Rojas serán los encargados de mostrar el maillot negro y rojo de los de José Miguel Echávarri, dirigidos en Flandes por el francés Yvon Ledanois. Ninguno de los dos llega en su mejor momento a la ronda, aunque los motivos en uno y otro caso son bien distintos. Sánchez llega a última hora, sustiyendo al ruso Alexei Markov. No ha preparado estas pruebas, ya que ha centrado el inicio de temporada en las pruebas por etapas, dejando a un lado estas carreras en las que tan buen futuro tiene. Una pena, porque su gran actuación en La Panne el año pasado hacía presagiar un gran flandrien. Físicamente lo tiene todo para brillar en estas carreras, tan sólo le falta la confianza y la motivación tan necesaria en las Clásicas. Por su parte, Rojas sí que había preparado Flandes pero un inoportuno incidente le apartó de los entrenamientos durante una semana y le rompió el ritmo de cara a su gran objetivo del año. No llega a tope pero sí dispuesto a seguir conociendo una prueba que tiene entre ceja y ceja para el futuro.